DÍA 10: SOUTH MIAMI BEACH, BAYSIDE Y METROMOVER

Hoy intentamos aprovechar el tiempo lo que pudimos. El día anterior llovió y hoy parecía que el tiempo iba a respetar.
Salimos dirección a Miami South Beach.
Aparcamos y pagamos usando la web. Esta vez sí nos dejaban pagar por horas, así que sacamos para una hora y media.
Cómo llegamos temprano (antes de las 11) no tuvimos problemas para dejar el coche. A la vuelta sí estaba más complicado.
Recorrimos el parque de South Point disfrutando del color del mar y los rascacielos.

Llegamos hasta el espigón que pone fin al parque y nos dejaba la playa a nuestra izquierda.

Después nos quitamos los zapatos y nos mojamos los pies. El agua estaba buenísima para ser Diciembre, y si lo hubiera sabido, hubiera traído un bañador.
El peque disfrutó mucho persiguiendo las gaviotas.


Vimos las casetas de socorristas de colores y después volvimos al coche ya que habíamos pagado solo una hora y media. Nos costó 3’75$.
Pusimos rumbo al siguiente destino.
Cómo dos días antes habíamos aparcado en el parking 777, y nos costó 15$, decidí dejarlo allí y hacer toda la línea amarilla (Brickell Loop) completa.
Lo que no esperábamos era que las condiciones del aparcamiento eran distintas de día que por la tarde. Durante el día superar las 3 horas, costaba 36$ (hasta las 12 de la noche). Una vez más nos salieron mal los planes… Pero a estas alturas no íbamos a poder tiempo buscando otro parking. Aunque me quemé mucho, no me quedó más remedio que pagarlo al volver. De haberlo sabido hubiéramos dejado el coche en el Frost Museum que sabíamos que costaba 15$ todo el día…
Pusimos rumbo a la estación Eighth street station para coger el Metrover y bajar en Bayfront Park station.
Bajamos y fuimos a almorzar. Escogí ese restaurante: Miami Diner, por su estética americana, pero la comida no nos terminó de convencer.
Vinimos a almorzar. Pedimos Breakfast Burger (hamburguesa con bacon y huevo frito), que para mi gusto estaba un poco insípida, aunque el huevo frito si estaba en su punto. Las patatas fritas estaban refritas y blandas. Miami Chicken Keftes (dos bolas de carne envueltas en bacon y cubiertas de salsa de tomate), la carne me sabía mucho a limón y no me gustó demasiado; y de postre Waffles con Nutella y nueces. Es grande pero muy jugoso. Merece la pena pedirlo. Los camareros hablaban español y eran muy amables.


Tras almorzar, pusimos rumbo a Bayside. Recorrimos el parque viendo el monumento dedicado al Challenger, Peper Fountain y el Skyviews Miami.

El parque estaba lleno de ardillas por todos lados.

Cuando llegamos al centro comercial dimos un paseo por dentro, aunque no me pareció más que otro centro comercial corriente.

Después volvimos sobre nuestros pasos y subimos de nuevo al Metromover en la misma parada.
Hicimos toda la ruta amarilla completa. Creo que es mucho más bonito el tramo de Riverwalk a Financial District porque no pasa tan cerca de los rascacielos como la circular de las otras dos rutas: Omni y Downtown Loop.

Tras recorrer todo el tramo, volvimos al coche. Nos esperaba un buen rato de caravanas antes de llegar a casa de mi hermana

DÍA 11: FAIRCHILD GARDEN

ÍNDICE DEL VIAJE

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.