DÍA 5: VILLA VIZCAYA

Este día fue bastante complejo. El peque no había dormido nada por la noche y me encontraba realmente agotada. Dejé que al menos Miguel descansara y me quedé en el salón con el peque desde las seis de la mañana.
Cuando Miguel se despertó a las nueve, desayunamos y nos pusimos en camino para el plan de ese día.
Llegamos a las 10:45 a los jardines y empezó el primer problema. Era obligatorio comprar las entradas por su web. Escaneamos el código QR y nos dispusimos a comprar. De nuevo nos dio error la tarjeta de crédito y no pudimos. Pedimos a la muchacha de la caja que nos cobrara pero no aceptaba efectivo, y al pasar las tarjetas, se las denegaba (ambas la mía y la de Miguel). En este caso concreto descubrimos que era porque en España ya no se acepta el pago por banda magnética, sino solo insertando y leyendo el pin de la tarjeta o con la tecnología NFC.
Intenté contactar con mi hermana para que nos comprara las entradas ella, pero no pudimos hablar con ella porque estaba en el cole de los niños. Cuando por fin lo logramos, compramos con su tarjeta de crédito pero eran ya más de las 12.
Entramos por fin y vistamos primero la casa.
Tenía habitaciones muy bonitas e impresionantes salones.

Me enamoraron sus lujosos dormitorios.

Ambos nos recordaban a las habitaciones que visitamos en los Castillos del Loira
Toda la casa gira en torno al patio central.

Después salimos a la izquierda para ver el orquidario. Era una zona del patio con varias orquídeas al aire libre. Tenía algunas variedades preciosas.

Pasamos a la derecha para ver la zona más amplia de los jardines. Me llamo la atención que estaban construidos encima de manglares y no se habían hundido.

Eran jardines 100% estilo europeos como los que vimos en Austria en nuestra Luna de Miel.

Había niñas de quince años haciéndose reportajes por todos lados, aunque todas con caras de amargadas…
No olvidéis en vuestra visita, pasar por la zona trasera de la casa ya que encontraréis un inmenso barco hecho en piedra que a mi me fascinó.

La visita duró mucho menos de lo que esperaba, solo una hora y cuarto, cuando en la web de ellos decían 3 horas…

De allí nos fuimos a almorzar
El sitio elegido: Lil Greenhouse Grill estaba en mitad de un barrio claramente negro. Lo elegimos por las buenas críticas en Google Maps.
Era un local muy agradable por dentro y con camareras muy amables. Pedimos BBQ rib tips (tostadas con carne de costillas troceadas y muy sabrosas, aunque un pelín duras algunos trozos), Burger Angus beef (tierna y buena), BBQ smoked wings con salsa teriyaki (alitas gordas y carnosas pero un poco duras) acompañadas de cabbage (repollo hervido sin nada más) y yellow rice (arroz ligeramente dulce). De postre shock-it-to-me (bizcocho de canela, os recomiendo que lo pidáis caliente).


Tras la comida, el peque volvía a tener fiebre (aunque llevábamos su medicación, no se encontraba bien para estar en la calle), eran ya las 15:30 y teníamos que devolver el coche de alquiler a las 17:00. Como mis sobrinos ya no tendrían más clases, podríamos usar el coche de mi hermana, así que alquilamos solo hasta ese viernes.
Además, programamos la ruta de vuelta a casa de mi hermana y en un trayecto de 25 minutos, debido al tráfico, ponía el GPS que tardaríamos cerca de una hora, así que tuvimos que dejar los planes por ese día y volvernos.
Con esos horarios, no nos daba tiempo a ir a visitar otra cosa y regresar a devolver el coche.

DÍA 6: MERRYCK PARK

ÍNDICE DEL VIAJE

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.