DÍA 4: KENNEDY SPACE CENTER

La noche de sueño en el hotel fue bastante reparadora. La cama era muy cómoda y, aunque me desperté varias veces para ir al baño, provocado por el embarazo, pude descansar mucho mejor que las últimas noches con el peque enfermo.
Nos levantamos y tras una ducha bajamos a desayunar. El desayuno no era ninguna gran maravilla pero estaba incluido en el precio de la habitación, y tampoco podíamos exigir mucho. Lo poco que había era correcto.
Tras el desayuno recogimos la maleta y pusimos rumbo al Space Center.
Aunque nuestro hotel estaba a poco más de diez minutos y el tiempo estaba completamente despejado, fue cruzar el puente hacia el Space Center y estar bajo una densa masa de nubes que no dejaban de soltar agua de forma constante.
Para acceder hay que pagar con tarjeta de crédito el aparcamiento (10$).
Nos metimos bien pegaditos debajo de nuestro pequeño paraguas y nos dispusimos a entrar.
Vimos que estaban las taquillas cerradas y que los tickets había que sacarlos de unas máquinas con forma de cohetes.
Aunque habíamos pagado el aparcamiento con la tarjeta de Miguel, estás máquinas la rechazaban (y probamos en varias). Menos mal que llevábamos también la mía.

Un poco más adelante vimos que había otras taquillas (solo dos) y quizás, en el peor de los casos, hubiéramos podido pagar allí en efectivo.
Nos acercamos a información para que nos dieran un plano del recinto y nos dijeron que no, que debíamos descargar la aplicación… Hicimos una foto a un plano que había fuera y listo…


Aprovechamos un código QR para sacar el pase del bus que nos llevaba a la zona más alejada a la que sólo se llega con lanzadera (al Apolo Saturn V center.)
Dimos un paseo por una sala con réplicas de los rovers enviados a Marte y fuimos a la zona de salida de los autobuses lanzadera.
El pase era a las 10, así que a las 9:55 nos dirigimos al sitio de salida) una señora mayor gritona nos dijo, sin dejar acercarnos, que hasta las 10:15 no se podía pasar… Dimos una vuelta y volvimos a las 10:10, entonces la misma señora nos dijo que no podíamos pasar porque se habían pasado las 10 de la mañana… Que teníamos que sacar otro pase. Ese momento exigió un gran autocontrol por no zarandear a la señora y mandarla a la porra.
A pocos metros entramos de nuevo en la web y sacamos pases para las 10:30, se lo enseñamos y entonces si nos dejó pasar… Habíamos perdido media hora de una forma muy tonta.
Subimos a la lanzadera tras hacernos una foto delante de un croma.
En diez minutos estábamos en el Apolo Saturn V Center, tras ver desde lejos el famoso edificio Assembly Building.
Tuvimos que esperar diez minutos en la calle al bajar del bus hasta que el pase anterior del primer video acabara. Aquí observamos que se puede tomar prestado carritos para niños y visitar la zona cómodamente sin necesitad de llevar uno propio.
Era un breve repaso a la historia de los primeros pasos en la carrera espacial. Era curioso ver cómo para ellos los rusos eran como el demonio…
De allí pasamos a otra sala. Una reproducción de como fue el despegue del Apolo.

De allí pasamos a la siguiente sala en la que había una reproducción, se supone que real, del cohete que llevó a los primeros hombres a la Luna, la cápsula en la que viajaban e incluso la furgoneta en la que hicieron el último trayecto hasta el cohete.

Vimos otro espectáculo en el que contaban el tenso y emocionante momento en el que Amstrong llegó a la superficie lunar.
De allí pasamos a la tienda de regalos. Ojo, si os gusta algo de allí, compradlo… Vimos un modelo de camiseta que le encantó a Miguel. No lo compramos pensando que la tienda principal la tendría y no…
En este edificio hay un restaurante, así que si subís para la hora de comer, podéis hacerlo aquí.
Salimos del recinto y recorrimos un bonito jardín con un monumento dedicado a la tripulación de The Eagle.

Cogimos de nuevo el bus que nos dejó al principio de la visita donde estaba todo lo demás a visitar.
Entramos al edificio Atlantis. Nos pusieron un vídeo contando cuando decidieron dejar de mandar cohetes y crear naves espaciales.
Después otro hablando de la Atlantis. Nos resultó gracioso lo que les gustan a los americanos las escenas espectaculares ya que, al acabar, apareció una enorme réplica del Atlantis tras la pantalla.
Aquí había mucho que ver, sobre todo paneles informativos y un enorme tobogán del que tirarse.

El otro punto llamativo de la ruta era la recreación de un despegue. Por el acceso en cuesta, descubrimos que se puede perder mucho tiempo para acceder a esta atracción en fechas en las que haya mucha gente.
Por desgracia, estando embarazada de casi siete meses, me dijeron que no me recomendaban pasar… Yo tuve que verlo desde fuera. Tras verlo no me pareció peligroso… Pero bueno, supongo que ellos prefieren curarse en salud. Según mi hermana y mi cuñado en EEUU denuncian por cualquier cosa. Yo veía a Miguel la mar de tranquilo. El simplemente dijo que cuando la máquina se ponía a 90 grados podía ser un poco mareante.

Pasamos por una zona de la exposición donde explican curiosidades como el modo en el que van al baño, como duermen, un repaso por los países que han aportado astronautas a la nasa y un recuerdo a aquellos fallecidos en misiones espaciales.

Ya eran más o menos las 2 pm así que fuimos a comer al restaurante más grande que había, el Orbit Cafe. Solo hay comida basura y cara, pero tampoco hay mucho donde elegir.
No esperes grandes calidades en este lugar. La comida es bastante rápida en dártela, la calidad media-baja en relación al precio que es un poco alto.
Pedimos la hamburguesa doble y el pollo frito. Ambos estaban aceptables. El postre caramel Apple Pie Cheesecake es bastante empalagoso y contundente.
Las salsas hay que cogerlas por tu cuenta (nosotros tuvimos que buscarlas)
Es un restaurante donde debes hacer tu pedido en un ordenador, pagar con tarjeta y recoger tu comida del mostrador.


Al salir de allí fuimos al IMAX que tenía sesión a las 3. La película en 3D dura aproximadamente 30-35 minutos. Trataba sobre los asteroides. A nosotros nos gustó.
Eran ya cerca de las 4 y cerraban a las cinco… Pasamos por la tienda de regalos a comprar recuerdos para la familia de Miguel. (Ahí descubrimos que, aunque la tienda era mucho más grande que la otra, no tenían los mismos modelos de ropa)
De nuevo perdimos un precioso tiempo esperando en una cola para pagar donde una señora mayor parecía no entenderse con el ordenador.
Acabamos cambiando de planta y pagando en la principal donde no tardamos nada.
De nuevo intentamos pagar con la tarjeta de Miguel y salió denegada (nos esperábamos lo peor…)

Corrimos al último edificio importante, el Heroes & Legends. Primero pusieron un
empalagoso video sobre quiénes eran los héroes de astronautas y personas anónimas.
Después otro video en el que intentaban dar espectacularidad a la escena usando cañones de aire.
Bajamos y pasamos por un pasillo con diversas cabinas representando los valores de un buen astronauta.
La última sala es de las más espectaculares, ya que aparecen todos los astronautas de la NASA que han existido hasta el momento (más de los que hubiera imaginado)


El último lugar al que entramos estaba centrado en la naturaleza.
Al final fuimos con prisas y algo nos dejamos sin ver seguro…
Salimos de allí con Miguel preocupado por la tarjeta que aparecía denegada.
En cuanto paramos a echar gasolina, descubrimos que el problema que fuera, se producía solo en el interior del Space center, en las gasolineras aparentemente no.
No sabemos si algunas VISA simplemente no funcionan allí porque la mía (MasterCard) no presentó problemas.
Ya nos quedaban las tres horas y media de vuelta que, atardeciendo y después de noche, se hicieron agotadoras para la vista.
Cuando llegamos a casa de mi hermana, nos dijo mi madre que habían tenido que continuar dándole ibuprofeno y paracetamol al peque porque no terminaba de irse la fiebre.

DÍA 5: VILLA VIZCAYA

ÍNDICE DEL VIAJE

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.