RUTA PUERTA VERDE DE MARBELLA

Provincia: Málaga
Población: Marbella
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 5,55 Km
Desnivel acumulado: 164 m
Dificultad: Fácil
Época recomendada: Primavera
Fecha de realización: 01/04/2021

Continuábamos con días bastante nubosos. En esta ruta en algún momento se despejó, pero aún así, hacia el Este siempre había una masa densa de nubes, lo cual deslucía bastante el lugar.

Esta ruta no es una de ésas tranquilas donde no encuentras a nadie. Encontramos mucha gente. Al principio muchos guiris y después muchos domingueros dando voces. Con todo el problema del COVID-19, me apasiona aún menos de lo habitual cruzarme con gente sin mascarilla o con la mascarilla bajada, y es que, aunque es obligatorio llevarla incluso si se respeta la distancia de seguridad según el último BOE, la gente no lo cumple (ni nacionales ni extranjeros).

Aparcamos el coche en un aparcamiento bastante concurrido (coordenadas: 36.523300, -4.962299) y nos pusimos en marcha.

La mayor parte del camino de ida discurría por una pista forestal ancha y cómoda.

Tenía algún que otro repecho un poco más intenso, pero nada complicado. A la izquierda veíamos la autopista A-7 y el Embalse Nuevo del Ángel.

Poco a poco el camino iba girando a la derecha y empezamos a ver el Embalse de la Concepción. Todo se veía muy bonito con la flora en su máximo esplendor.

Ojo, porque en el punto que indico en el waypoint hay que tomar un sendero que aparece a la derecha (la tendencia es seguir recto por la pista forestal que continua 42 kilómetros hasta llegar a Ronda, donde la semana anterior vimos el final de la Puerta Verde de Marbella).

El sendero era más estrecho y en algunos puntos encontramos pasos algo incómodos porque el terreno desprendido había provocado socavones.

Dimos un pequeño rodeo para ver un bonito salto de agua y la preciosa panorámica del embalse de la Concepción junto a La Concha.

Al llegar había un grupo de 10 personas apalancadas allí (pasando de la ley que dice que no se pueden juntar más de 4). Unos charlando, otros comiendo, todos con la mascarilla bajada (y no se molestaron ni en subírsela cuando llegamos nosotros). Aunque tampoco se molestaron en dejarnos pasar para poder ver bien las vistas, incluso viéndome que iba porteando. Así que tuve que moverme esquivándoles con mucha cautela y es que justo donde está el árbol es un trozo rocoso y algo peligroso, por lo que hay que moverse con cuidado.

No pudimos disfrutar del punto más bonito de la ruta porque entre que no nos dejaban pasar y que estaban dando voces con la mascarilla bajada, yo estaba deseando irme de allí.

Vuelvo a pedir como hice en la Cueva de las dos Puertas y en el Saltillo, que si vais a parar a descansar, no lo hagáis justo en la parte más bonita de la ruta, ya que los demás tienen también derecho a disfrutarla.

Pusimos camino de vuelta disfrutando al menos de los colores de la primavera.

Cada vez nos cruzábamos con más personas, así que a la vuelta no tomamos el mismo camino, sino que volvimos por un tramo de sendero paralelo a la vía pecuaria.

La primera parte discurría por un bonito encinar. Este camino era muy bonito pero en algunos tramos el sendero era muy estrecho y podías arañarte con los matorrales.

El peque anduvo un trozo al principio de la ruta y aquí aprovechó para andar de nuevo. No sabíamos lo que nos esperaba… y es que jugando a tirar piedras al agua, cayó de cabeza en un charco de barro, ante la atenta mirada de sus padres que no pudieron más que verle caer…

El barro era imposible de limpiar puesto que lo único que haces es esparcirlo si intentas quitártelo… Con el peque llorando desconsoladamente y sin poder quitarle el barro, no me quedó otra que ponerle mi sudadera y echármelo al porteador.

Obviamente a partir de aquí, todo era llegar rápidamente al coche (y las estadísticas lo demostraron con una velocidad máxima de 6,81 km/h). Continuamos andando por este sendero paralelo que nos dejó una bonita vista de la presa y de la autopista A-7 junto a La Concha.

Cuando llegamos al coche, bajé al peque con mi sudadera (que ha quedado para tirarla, manchada de barro) y le cambiamos toda la ropa, zapatos, calcetines… Lo que no se ve es cómo quedaron la mochila, la cámara de fotos, los móviles… y el trabajazo de limpiar que se dio Miguel para dejarlo luego todo limpio.. y es que el barro es terrible.

Os dejo con un pequeño saltamontes que fotografió Miguel, y la flora.

Aquí podéis ver el pequeño vídeo resumen de la ruta.

Como estábamos llenos de barro, no pudimos almorzar fuera y tuvimos que volver a Málaga.

Os recomiendo que leáis las entradas: Consejos para hacer senderismo y Consejos para hacer rutas porteando.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Podéis descargar la ruta pinchando aquí.

Donar PayPal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.