RUTA SENDERO EL CERRADO – MIRADOR DEL COCHINO – MIRADOR DE FRANCISCO VÁZQUEZ SELL

Provincia: Málaga
Población: Málaga
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 6.84 Km
Desnivel acumulado: 343 m
Dificultad: Fácil-Moderada
Época recomendada: Todas menos verano
Fecha de realización: 23/01/2021

De nuevo la situación por el Covid-19 se había complicado muchísimo. Málaga capital rozaba los 800 positivos por cada 100.000 habitantes y llevábamos una semana bajo cierre perimetral una vez más, por lo que no podíamos salir de la localidad. De nuevo me tocó buscar alguna ruta que cumpliera con la normativa.

Hace muchos años fui con unos amigos a visitar el Mirador del Cochino, así que decidí llevar a Miguel y al peque.

Aparcamos el coche cerca del Hotel Humaina (coordenadas: 36.810922, -4.384922) y nos pusimos en marcha. Tras andar algunos metros por la carretera, nos desviamos para tomar el Sendero El Cerrado.

Es un sendero estrecho y ligeramente pedregoso con desnivel positivo. Haciéndolo con tranquilidad no presenta dificultad salvo el esfuerzo físico por la pendiente.

Las vistas del pinar que nos acompañaban durante el recorrido eran muy bonitas.

Tras 800 metros nos incorporamos al carril de tierra que nos llevó al famoso Mirador del Cochino.

Las vistas de Málaga desde aquí son muy bonitas y se distingue perfectamente la Presa del Limonero.

El Cochino en realidad es un «jabalí reciclado», del artista Francisco Martín Molina, que fue instalada a la entrada del mirador en 1994 y cuyos materiales de construcción se obtuvieron a partir de restos de chatarra abandonados en el Parque Natural de los Montes de Málaga.

El peque disfrutó mucho de este mirador: corrió por él, anduvo por las pasarelas y estuvo un buen rato jugando con las hojas de los pinos.

Obviamente nos tuvimos que llevar al peque llorando porque no quería irse. Uno de los ciclistas que había allí dijo que sonaba como si fuera «el cochinillo» que había allí en forma de estatua…

Tras abandonar el mirador, no tomamos la pista forestal sino que continuamos andando por el sendero El Cerrado que discurría paralelo a ésta.

De nuevo, el camino era empinado y pedregoso.

Este sendero desembocaba en un carril de tierra. El recorrido original del Sendero El Cerrado no llegaba a 3 km y quisimos alargar la ruta un poco más.

Continuamos caminando por este camino sin apenas desnivel y muy cómodo. Yo me acordé de Luna porque este tipo de caminos le encantaban, pero ha dado un bajón terrible desde que no vino a la ruta del Desierto del Bañuelo. Ya anda muy lento porque ve muy poco y se cansa fácilmente. Los casi 15 años que tiene le pesan ya demasiado…

Debido a las últimas lluvias, encontramos varios árboles caídos por el camino.

Recorrimos aproximadamente 3 kilómetros por este camino hasta que llegamos al Mirador de Vázquez Sell que ya conocíamos de la Ruta Umbría de las Contadoras – Mirador de Pocopán.

Había mucha gente en este mirador, así que tras algunas fotos, pusimos camino de vuelta. El peque llevaba dormido un rato, por lo que no pidió bajarse aquí.

Lo que nos restaba de ruta era la parte más aburrida. Teníamos que bajar por la carretera hasta el coche. Al menos, en el camino, disfrutamos del comienzo de la floración de los pinos que hacía que se vieran muy amarillos.

Al llegar al coche nos acercamos a ver el Área Recreativa El Cerrado para que el peque correteara un poco más, pero había una familia muy grande (mucha más gente de la permitida actualmente) así que nos fuimos de allí sin pararnos.

En total salieron poco menos de 7 kilómetros a los que dedicamos 2 horas y cuarto. El tramo del Sendero El Cerrado es el único más complejo de la ruta por el tipo de camino y el desnivel, pero el resto es todo camino de tierra o carretera con poco desnivel.

Aprovechamos que estábamos en los Montes para comer en una de sus numerosas ventas. En esta ocasión probamos la Venta Puerto del León ya que tenía muy buenas valoraciones.

Pedimos media ración de berenjenas fritas, una tapa de callos, media de berza (aunque era un cuenco gigante), unas migas completas y chivo con salsa de almendras. Algunos platos como la berza o el chivo estaban un poco sosos, pero nada que no se pudiera arreglar pidiendo un poco de sal. Los postres fueron un poco flojos: unas natillas demasiado líquidas y un flan de chirimoya harinoso. Todo, con un refresco y agua grande, fueron menos de 40 €.

Os recomiendo que leáis las entradas: Consejos para hacer senderismo y Consejos para hacer rutas porteando.

Podéis ver más fotos, pinchando aquí.

Podéis descargar el track aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.