RUTA TAJO DE LA MADERA – LAGUNA Y FUENTE DE HONDONERO

Provincia: Málaga
Población: Villanueva del Rosario
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 5,11 Km
Desnivel acumulado: 228 m
Dificultad: Moderada
Época recomendada: Primavera
Fecha de realización: 26/12/2020

En plenas fechas Navideñas, y ya que se nos permitía salir de nuestra localidad, decidimos buscar una ruta cercana y corta para no tener que madrugar.

Aparcamos el coche en un punto (coordenadas 36.980088, -4.335800), pero al comenzar la ruta descubrimos que muy cerca había un punto mejor y más amplio (coordenadas 36.979388, -4.336844; viene indicado con el waypoint “Aparcamiento 2”).

Llegamos allí con 5 ºC de temperatura y escarcha en el suelo, así que eché al peque directamente al porteador.

Comenzamos andando por pista forestal, pero tras 100 metros tomamos un sendero a la izquierda que nos mete en un precioso pinar.

Llegamos a una bifurcación. Primero la tomamos a la derecha para ver un poco más cerca el Tajo de la Madera que vimos al dejar el aparcamiento.

Volvimos sobre nuestros pasos, y seguimos por la izquierda para entrar de lleno en el pinar.

Veníamos siguiendo el track de Sendericu pero nos encontramos con un gran inconveniente, y es que había decenas de pinos por el suelo, impidiendo pasar por el sendero que él escogió en su día; así que, plano en mano y buscando sobre el terreno senderos y marcas (las verdes y blancas), tuvimos que improvisar una alternativa.

Ésta es la única parte más compleja de la ruta para seguirla. Quiero pensar que antes o después limpiarán de troncos toda esta área.

Nos fue complejo superar esta zona, así que cuando vimos el cartel indicativo del Pilar del Señorito, decidimos no ir a verlo y seguir nuestro camino (pero lo comento por si queréis acercaros).

Por fin llegamos a una zona con el sendero bien marcado (donde desembocaba el que pensábamos seguir) rodeados de encinas y musgo, y pude disfrutar más de la zona.

Después el camino se despejaba y andamos por un pequeño valle. Allí, a lo lejos, unos cazadores nos gritaron que nos fuéramos porque estaban de caza… No conocíamos la zona así que sólo podíamos continuar por el sendero. Es por ello que os recomiendo no ir en invierno para no tener estos problemas con los cazadores. Recuerdo que es lo mismo que nos sucedió en su día en la ruta del Tajo de la Cuna.

Las vistas que nos rodeaban eran preciosas.

Este camino tan cómodo duró poco porque de nuevo entramos en un denso pinar y el terreno se complicó mucho. Tenía mucho desnivel y el suelo embarrado. A eso se sumaba que íbamos deprisa con el estrés de tener a los cazadores cerca, por lo que subimos lo más rápido que yo pude, cargando con los 12 kilos del peque.

Con la tranquilidad de haberlos dejado atrás, y sabiendo que teníamos la pista forestal cerca, pudimos disfrutar de nuevo de la ruta y de los últimos colores del otoño.

Ojo porque tenéis que enlazar con la pista forestal. La tendencia es seguir andando por el sendero.

Una vez en la pista forestal, ya íbamos con más tranquilidad, pero al ir cuesta abajo y con el aire dándonos de lleno en el sudor, yo pasé frío y tuve que abrigarme mucho de nuevo.

Nos salimos para ir a ver el observatorio de aves desde el que había una increíble panorámica del macizo rocoso que nos rodeaba. Allí hay mesas para poder comer.

Y bajamos un poco más para ver de cerca la Laguna de Hondonero. Por supuesto, en estas fechas no había ninguna ave.

De paso, bajé al peque del porteador para que corriera por la hierba y viera la diferencia entre tocar una piedra y tocar el suave musgo.

El resto del camino era por una pista forestal amplia y muy cómoda. Nos salimos un poco para ir a visitar la Fuente de Hondonero, mientras nos seguían rodeando unas preciosas vistas.

Cerca del coche encontramos al grupo de cazadores de antes que, ahora que habían acabado, fueron muy amables preguntándonos por el peque y preocupándose porque no pasara frío.

En poco más de dos horas terminamos la ruta y nos pusimos rumbo a comer. Miguel decidió acercarse al pueblo de a lado por las buenas críticas de la Venta Talilla.

Pedimos una tapa de calamaritos fritos y sopa de picadillo de primero. De segundo, pierna de cordero y codillo. Todo bueno, aunque un poco frío. De postre pedimos tiramisú y tarta de cuajada. Todo estaba bueno y lo trajeron extremadamente rápido.

La ruta nos recordó a la Ruta Botánica de Sierra Tejeda, ya que la primera parte de la ruta es más dura por ser un terreno más irregular y la vuelta por pista forestal. En este caso, el principio de la ruta fue más complicado por los árboles caídos que cortaban el sendero.

El tramo de sendero tiene cierta complicación, por lo que recomiendo hacerlo en el mismo sentido que nosotros. Siempre es más sencillo subir por un terreno malo que bajar por él, sobre todo si se portea. Y unos bastones también son de agradecer para ayudar en la subida.

Os recomiendo que leáis las entradas: Consejos para hacer senderismo y Consejos para hacer rutas porteando.

Podéis ver más fotos, pinchando aquí.

Podéis descargar el track aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .