RUTA DE LOS MOLINOS – PASARELAS DEL RÍO TURVILLA

Provincia: Málaga
Población: Árchez
Tipo de recorrido: Semi-circular
Recorrido: 2.55 Km
Desnivel acumulado: 65 m
Dificultad: Fácil
Época recomendada: Cualquiera
Fecha de realización: 05/07/2020

Normalmente no hacemos rutas de senderismo en verano, pero hacía poco que habían abierto esta ruta, la cual vimos en obras hacía pocos meses, y al conocer el terreno, sabía que por la tarde la mayor parte del trayecto estaría a la sombra.

Aparcamos el coche (coordenadas: 36.839411, -3.990877) y nos pusimos en marcha.

El principio de la ruta discurría por una amplia pista forestal vallada que desembocaba en el encantador molino Winkler que ya conocíamos de nuestra visita a Árchez.

Después llegamos a un punto donde a nuestra izquierda salen unas escaleras. Debemos caminar al lado del río,  en el que a tramos caminamos al sol y a tramos a la sombra

Seguimos hasta que llegamos a un punto donde debíamos cruzarlo. Éste era un tema que me preocupaba y otro de los motivos por los que vine a hacer esta ruta en verano: temía no poder pasar si el río llevaba demasiada agua.

Lo cierto es que los bloques de piedra son bastante grandes y por cómo se veía la rivera del río, no parece que crezca demasiado en su caudal, por lo que con ellas debería ser suficiente para cruzarlo en cualquier época del año.

Aún así, el peque miraba por encima del hombro a su padre para asegurarse de que venía detrás y no corría peligro… 😛

Tras cruzar el río dos veces casi seguidas, pasamos a la única zona más compleja de la ruta: una pequeña subida por un terreno bastante incómodo (sobre todo, cuando se portea).

Como premio por la subida, pudimos disfrutar de unas perfectas panorámicas de ÁrchezCanillas de Albaida a la vez.

Continuamos por un sendero entre campos de cultivo (con carteles para que la gente no recolecte lo cultivado…) y pasamos al lado del Molino Matías que más tarde visitaríamos.

Un último repecho con escaleras talladas en la piedra, y por fin llegamos a las pasarelas que han construido aprovechando una acequia.

Lo cierto es que me recordaban mucho a las pasarelas de Canillas de Aceituno, aunque menos espectaculares en cuanto al paisaje.

Este tramo fue muy cómodo y agradable, pero se me hizo demasiado corto, lo cual no es de extrañar ya que únicamente son 400 metros.

Las pasarelas desembocan en el Puente Romano que visitamos en la ruta de la Calzada Romana – Río Cájula, así que podéis enlazarla con esa ruta y os saldrá más larga y aún más bonita.

El salto de agua llevaba menos caudal que cuando la vimos en febrero, pero tampoco era una diferencia abismal, lo que apoya mi teoría de que, salvo después de lluvias intensas, esta ruta se puede hacer en cualquier época del año. Os dejo la foto de entonces para comparar.

La ruta oficial continúa subiendo por la calzada romana que lleva a Canillas de Albaida, después baja por la carretera hasta enlazar con un sendero que desemboca en Árchez. Como ese segundo tramo me parecía bastante carente de interés, y en pleno julio y a más de 30 grados no nos apetecía subir cuestas y andar por la carretera, decidí volvernos sobre nuestros pasos.

Aproveché para grabar este vídeo de la zona, con las adelfas en su máximo esplendor cubriendo todo el cauce del río.

A la vuelta, aprovechamos para visitar el Molino Matías. Es un lugar igual de encantador que el Molino Winkler, pero éste se puede visitar por dentro: aún conserva las poleas del molino y además tiene una encantadora charca a su pies.

Por no volver exactamente por el mismo sitio, decidí cruzar por encima de las piedras de la charca y volver por el camino que lleva de Árchez al Molino Matías.

Igual que cuando cruzamos el río al principio de la ruta comentaba que no hay problema en pasar si el río lleva más caudal, no puedo decir lo mismo del tramo de piedras que cruzamos en este Molino Matías.

Me alegré mucho de mi decisión. Este camino era muy bonito, y en la zona más cercana al molino estaba lleno de vegetación que nos permitía continuar a la sombra.

Ya llegando al pueblo íbamos al sol, pero ya estaba bajo y las barandillas de madera le daban mucho encanto al camino.

Aprovechamos, antes de llegar al coche, para visitar la famosa Torre Alminar de Árchez.

Nuestra Luna, a pesar del calor, pudo hacer bien la ruta, incluso el tramo de pasarelas, aunque iba un poco incómoda.

Actualización 19/10/2020.
Completo la entrada con algunas anotaciones sobre la ruta que nos ha facilitado Isabel Córdoba:
– Las adelfas solo están en flor de finales de primavera a finales de otoño (están en su máximo esplendor en verano), por lo que si vais en cualquier otra parte del año no veréis el manto de flores rosas al lado de las pasarelas. 
– El molino Matías lo han cerrado con cadenas para impedir el acceso porque la gente es muy poco cívica 
– El agua del río Turvilla que vemos a lo largo de esta ruta no es apta para el baño porque se vierten aguas fecales de Canillas de Albaidas en él.

Os recomiendo que leáis la entrada: Consejos para hacer senderismo.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Podéis descargar la ruta aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog. Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .