CONSEJOS PARA HACER RUTAS PORTEANDO

A la entrada general de Consejos para hacer senderismo, añado esta otra para el caso concreto de hacer rutas porteando.

ELECCIÓN DE LA RUTA.
En este apartado es fundamental tener en cuenta la experiencia haciendo senderismo y la forma física.

Si no se ha hecho nunca y queréis empezar ahora, debéis elegir rutas basándoos sobre todo en el tipo de terreno. Habréis de elegir rutas por pista forestal o caminos amplios y sin desnivel.

En el caso de que estéis acostumbrados a hacer senderismo, esta parte tiene menos importancia, pero aún así es recomendable elegir rutas sencillas cuando comencéis a portear hasta que os acostumbréis.

Se carga con más peso del habitual (en mi caso, cuando empecé, porteaba 8 kg pesando yo 55 kg, y a sus 12 meses de edad yo pesaba 53 kg y el peque casi 11 kg), por lo que es más fácil que os agotéis. Además, el centro de gravedad varía (sobre todo si lo lleváis delante) por lo que hay que ser especialmente cuidadosos con terrenos resbaladizos, pedregosos o con mucho desnivel por el riesgo a perder el equilibrio y caeros o lesionaros.

En cuanto a la longitud, dependerá del bebé. Nosotros procurábamos no hacer al principio rutas demasiado largas, aunque él se las pasaba durmiendo. Si dais el pecho, no tendréis problema en parar en cualquier momento para darle de comer; de lo contrario, y si no queréis cargar con leche de fórmula o potitos cuando ya comienzan a comer sólido, lo ideal es que podáis estar de vuelta a la hora de comer. Ahora la ruta la controla el peque. Si veis que está cansado o se pone nervioso, es recomendable parar y sacarlo del porteador un rato para que descanse.
También dependerá de vosotros. Al principio se hacen rutas más cortas, pero nosotros cuando el peque tenía ya un año, hacíamos rutas normales. Iréis aumentando la dificultad y longitud con la experiencia (y sobre todo si os apetece). 

A la hora de elegir el sentido de la ruta, habrá que tener en cuenta lo que he dicho. Hicimos varias rutas donde, al ser circulares, una parte era por pista forestal y la otra por sendero más pedregoso. Os recomiendo subir por el camino más complejo y bajar por el más sencillo. Si porteáis en el pecho, es más inseguro bajar por zonas pedregosas donde podáis perder el equilibrio y si lo hacéis a la espalda, al bajar, os servirá de contrapeso. 

Como todo, cuando vayáis cogiendo experiencia, podréis aumentar también la dificultad de las rutas, sobre todo si nunca habéis hecho senderismo antes. 

TIPO DE ROPA.
A los consejos habituales se suma que cuando porteáis lleváis una pequeña bomba de calor encima. En mi caso al principio era como llevar una mantita eléctrica en el pecho.  Os aviso: VAIS A SUDAR. Sí o sí. Es por ello que recomiendo:
– Llevar varias capas e ir quitándoos ropa antes de empezar a sudar mucho.
– Si hacéis paradas en mitad de la ruta para comer, llevar un abrigo para el peque porque es posible que esté sudado y puede coger frío.
– Al finalizar la ruta, mejor tener en el coche ropa de repuesto para el pequeño y para vosotros. Así os quitáis la ropa sudada y estaréis más cómodos poniéndoos ropa limpia y seca.

NUNCA DEJES DE PORTEAR.
Si os animáis a hacer senderismo porteando, os aconsejo que una vez empecéis, no lo dejéis. 
Los bebés, sobre todo el primer año de vida, aumentan de peso muy rápido. Si porteáis de forma habitual, os iréis acostumbrando poco a poco a esos cambios de carga, pero si lo hacéis muy poco, es posible que terminéis dejándolo pronto porque os pese demasiado. 
Este consejo es sobre todo para las mujeres, porque por nuestra constitución, solemos tener menos fuerza que los hombres. 
Estos consejos están escritos cuando mi peque tiene ya 18 meses y pesa casi  12 kilos (frente a los 53-54 que peso yo). Si os acostumbráis poco a poco, podréis disfrutar del porteo mucho tiempo. 

COLOCACIÓN DEL PORTEADOR.
Yo adoraba llevar al peque delante y lo llevé así hasta los 18 meses cuando el tamaño del peque (86 cm) y la dificultad del terreno, me obligaron a pasarlo a la espalda. 
Depende de cada persona. A mi me gusta más llevarle delante, pero por seguridad, a partir de cierta altura del bebé y sobre todo dependiendo del terreno, tendréis que terminar llevándolo a la espalda. 

TIPO DE PORTEADOR. 
Aunque mencione esto en tercer lugar, sin duda es algo imprescindible.
Aunque existen muchos métodos de porteo (fulares, bandoleras, mochilas, mochilas de porteo para trekking…) Nosotros os recomendamos usar mochilas ergonómicas. Primero evolutivas (para poder utilizarlas el máximo tiempo posible) y después toddler cuando el peque ya sea grande.

¿Nuestras razones?
Los fulares exigen de hacer nudos y capas que suelen necesitar cierta habilidad y costumbre. Al ser telas pegadas al cuerpo dan más calor, cosa que se intenta evitar cuando estás haciendo esfuerzos en la montaña. Las mochilas son muy fáciles de poner y hay tejidos que son bastante frescos o con rejilla. 

Mi experiencia con el fular tejido - Actividades para niños en Málaga | La  Diversiva

Imagen de ladiversiva.com

Las bandoleras son algo más sencillas de poner que los fulares, pero son asimétricas, por lo que no están pensadas para un uso prolongado. 

Qué bandolera elegir? Tips y consejos sobre bandolera de anillas. | Blog  Mis Canguritos

Imagen de miscanguritos.com

Las mochilas para trekking sinceramente creo que son un instrumento de tortura. Son enormes y pesadas (de 3 a 6 kilos), el niño suele ir en posturas muy poco ergonómicas. A veces (como en la foto) casi de pie y muy separado del cuerpo del padre/madre. Además, suelen ser muy altas por lo que desequilibran mucho al que portea. Salvo que sea imprescindible el espacio extra que otorgan, no compensan todas las desventajas. 

▷ ¿Puedo usar una mochila portabebés para un día de montaña?

Imagen de webportabebes.com

Os aconsejo varias cosas a tener en cuenta en la elección de la mochila:

– Buena calidad.
En el mundo de los porteadores (como en tantos otros), la calidad se paga. Y es fundamental usar un porteador bueno.

– Máxima adaptabilidad.
El pequeño y tú debéis estar cómodos, es por ello que mientras más zonas de ajuste tenga, mejor.
Nuestro porteador se puede ajustar hasta en seis puntos para comodidad del niño y de quien portea.
Por un lado se ajustará al bebé según vaya creciendo, y por otro a quien portea según su talla.
Si el porteador está bien ajustado, el peso se repartirá perfectamente entre la banda ancha de la cintura y los tirantes de los hombros.
En mi caso puedo portear durante horas al peque sin problema, porque llevarlo cogido en brazos durante mucho tiempo es un suplicio.

– Tipo de tejido.
Aunque hay modelos que son súper lindos, no es el estampado lo que debéis tener en cuenta, sino el tejido. Debe ser tejidos orgánicos, de algodón o fibra de bambú, o tejidos transpirables.
En nuestro caso, al nacer el pequeño en Mayo y querer usarlo para hacer senderismo, nos decidimos por tejido de rejilla transpirable para que no pasara demasiado calor.
Cuando compramos el segundo porteador, de nuevo elegimos que tuviera la espalda con rejilla. 

– Ergonómico.
Este punto es FUNDAMENTAL. Es necesario que se respete la forma de la columna del bebé. Es por ello que JAMÁS debe ir mirando hacia adelante, sino mirando hacia vosotros, y se debe respetar la forma de M de caderas y rodillas.
Además, el panel del porteador debe cubrir al peque hasta las corvas. Este fue el motivo por el que tuvimos que comprar un segundo porteador, ya que aunque el peso máximo era de 15 kilos, el peque parecía un muñeco de trapo colgando cuando iba a la espalda al quedarle ya corto el panel del porteador. 

– Acostumbrarlo poco a poco.
Nuestro peque ha llevado siempre muy bien el porteador, pero cuando hicimos la primera ruta, llevaba ya muchas horas de porteo en el cuerpo por la ciudad y estaba más que acostumbrado. No hacer una ruta de varias horas sin haber porteado al pequeño antes.
Lo ideal es que lo acostumbréis al porteador lo antes posible. Nuestro peque se subió al porteador por primera vez con 14 días de vida, y ya lleva más de un año y medio y le encanta.

Nuestro modelo es éste, podéis comprarlo aquí:

Ése fue el primer porteador que tuvimos, pero, aunque soporta hasta 15 kilos y estábamos contentísimos con él, el peque era muy alto y se le quedó corta, por lo que tuvimos que comprar otro porteador estilo Toddler, que es para niños mayores. Se usa a partir de 82 cm y el nuestro ya medía 86 cuando se lo compramos. 
Tuvimos de nuevo que leer muchísimo sobre el tema e informarnos para acertar. Nos vinieron muy bien las páginas El último Koala y Mochilas para bebés para aclararnos. 

Toddler Coast Blues
No olvidéis visitar la entrada de Rutas Porteando, donde está el listado de todas las rutas que hicimos porteando. 

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .