RUTA TRASSIERRA – TORRE DEL BEATO – TORRE DE LAS SIETE ESQUINAS

Provincia: Córdoba
Población: Sta. Mª de Trassierra
Tipo de recorrido: Lineal
Recorrido: 9,15 Km
Desnivel acumulado: 166 m
Dificultad: Fácil
Época recomendada: Cualquiera.
Fecha de realización: 11/01/2020

Hoy nos desplazamos a Córdoba a hacer una ruta. Ya conocemos la zona de Trassierra de otras rutas como: Baños de Popea – Fuente del Elefante o Baños de Popea – Arroyo Bejarano. En esta ocasión pasamos cerca de esas dos rutas.

Aparcamos el coche (coordenadas: 37.913611, -4.882499) y nos ponemos en marcha.
Caminamos por una amplia pista forestal hasta que, después de aproximadamente 600 metros, salimos a la derecha por una cancela que hay que dejar cerrada a nuestro paso (todas las cancelas que cruzamos hay que cerrarlas porque podemos encontrar ganado suelto).

En esta primera parte encontramos varias familias, pero al tomar la salida entramos en una zona sin gente, llena de paz y tranquilidad, y poco después una inmensa explanada.

Seguimos recto en la siguiente bifurcación y más adelante de nuevo tomamos otra puerta a la derecha. Entonces entramos en un precioso bosque de encinas, quejigos y madroños.

Aquí aprovechamos para que el peque por primera vez descubriera el tacto de los madroños (aprendió muy rápido que son unos frutos blandos y se aplastan fácilmente).

Continuamos andando y en todo momento seguimos recto en las bifurcaciones.

Llegamos a una puerta cerrada que hay que rodear por su izquierda. Poco después hay que tomar una salida no señalizada a la derecha. Ojo, porque nosotros nos la pasamos. Esa salida nos lleva por un sendero muy estrecho y cuesta arriba que desemboca en la Torre del Beato.

Esta torre de origen islámico es una de las muchas torres vigías que se encontraban esparcidas por la sierra y la campiña cordobesa. La Torre del Beato recibe ese nombre por haber vivido en ella un santón durante muchos años.

Tras las fotos de rigor continuamos al siguiente destino. Esta parte del camino también es estrecha. Cruzamos la carretera y llegamos a una zona más abierta. Recomiendo comprobar el track para tomar el camino correcto (un sutil camino a la derecha). Seguimos por un sendero aún más estrecho y cerrado de vegetación que el anterior el cual, tras unos 700 metros, nos deja en la Torre de las Siete Esquinas.

Esta torre tiene unas preciosas vistas de Córdoba. Es imprescindible ir un día despejado para disfrutarlas, como Luna.

La Torre de las Siete Esquinas es de origen islámico y fue construida hacia el año 858 para garantizar que el cercano monasterio de Peña Melaria no volviera a resurgir después de su destrucción. A pesar de su nombre, realmente se trata de una torre ochavada (lo que significa que cuenta con ocho esquinas). No obstante, en su interior su planta es cuadrada, siendo las medidas de cada lado unos 3.40 metros.

Aquí finalizamos la ruta. Sólo nos quedaba poner camino de vuelta por el mismo sitio. Tenía pensado volver por otro camino, pero al llegar a ese punto estaba muy cerrado y yendo con Luna y el peque, no quisimos aventurarnos.

La ruta resultó ser mucho más sencilla de lo que pensaba, fuimos a buen ritmo y el peque aguantó todo el rato en el porteador, así que tardamos sólo dos horas y media en hacer los 9 km.

Es una ruta bonita y sencilla pero hay muchas bifurcaciones y ni una sola indicación, lo que hace imprescindible llevar un track descargado.

Aunque llevábamos bocadillos por si acaso, como tardamos poco en hacer la ruta, preferimos comer caliente. Aunque el día estaba despejado, durante la mayor parte de la ruta, al ser invierno, íbamos a la sombra y hacía 10 °C. Cuando llegamos a la Torre de las Siete Esquinas llamamos al restaurante para reservar.

El sitio elegido estaba a 2 minutos en coche: Restaurante El Candil. Tuvo sus luces y sus sombras. Cuando llegamos tenían nuestra mesa preparada con la trona y una estufa bajo la mesa (nunca habíamos visto algo así en un restaurante). Pedimos media ración de croquetas y pulpo. Tardaron muy poco en traerlo pero a las croquetas, aunque cremosas, les faltaba sal, y el pulpo, aunque muy tierno, tenía demasiada sal echada encima y no tenía patatas cocidas (nosotros lo pedimos sin pimentón). Tras traer el pulpo tardaron 25 minutos en traer la presa ibérica, lo cual es una barbaridad de tiempo y más cuando llevas un niño chico. La carne estaba buenísima. Con el postre sucedió igual: otros quince minutos esperando, aunque estaba muy bueno. Como pedimos dos de los platos más caros, y los postres son carísimos (5.90 € por un trozo de tarta), la cuenta salió por casi 48 €.

Estando en Córdoba, y aprovechando que íbamos a visitar a los abuelos, paramos a comprar el dulce más típico y delicioso de Córdoba: el pastel cordobés.

Paramos en la pastelería por excelencia para comprar este dulce: Pastelería San Rafael. El pastel cordobés es un hojaldre relleno de cabello de ángel y con azúcar por encima.

Os recomiendo leer la entrada: Consejos para hacer senderismo y la entrada Consejos para portear.

Para ver el listado de rutas porteando, pinchar aquí.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Para descargar el track, pinchar aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .