DÍA 7: GRAN CANARIA (CASTILLO DE LA LUZ, PLAYA DE LAS CANTERAS, AUDITORIO ALFREDO KRAUS, CENTRO HISTÓRICO VEGUETA Y TRIANA, ARUCAS, EL ROQUE)

2 de Febrero de 2019

Si hasta ahora nos habíamos quejado del mal tiempo, lo hicimos en vano. Hoy no sólo estaba muy nublado sino que el viento y la sensación de frío eran terribles.

El primer destino del día fue el Castillo de la Luz. Tuvimos que aparcar en zona azul. Por 35 céntimos estuvimos media hora.

El Castillo de la Luz tiene un coste de 4 € por persona. Este castillo se construyó para labores defensivas en 1478 sobre un arrecife en la misma orilla del mar, por lo que, en la pleamar, quedaba aislado su acceso desde tierra. Hoy en día se le ha ganado mucho espacio a la costa y ya no está a pie de playa. A lo largo de los siglos XVI y XVII sufrió muchos ataques de corsarios ingleses y franceses. En 1981 fue restaurado por el Ayuntamiento, y hoy en día es sede una exposición de arte de Martín Chirino.

Me gustó bastante y es que pesar de ser arte moderno, las formas de las esculturas eran curiosas. En el interior, ya es más un edificio moderno que un castillo auténtico.

José Juan, el dueño del apartamento, nos dijo que no podíamos irnos de Gran Canaria sin visitar la Playa de las Canteras, así que tras dar mil vueltas por el barrio anejo, aparcamos y nos dispusimos a visitar el Paseo Marítimo. El día no podía ser peor y el aire frío quitaba cualquier gana de visitarlo.

Cerca del auditorio Alfredo Kraus encontramos varios murales de temática marina que me gustaron mucho.

Llegamos hasta el auditorio y la estatua dedicada al tenor y luego nos volvimos al coche. Me estaba quedando helada.

Pusimos rumbo a visitar los cascos históricos de Vegueta y Triana. Aparcamos el coche en la carretera un poco lejos, pero no teníamos prisa y era gratuito (coordenadas: 28.099828, -15.420640).

El primer lugar a visitar fue Vegueta. Tiene varios edificios bonitos, pero sobre todo los imprescindibles son la Catedral y su museo, y la Casa de Colón que era gratuita cuando fuimos por ser el primer fin de semana del mes.

La Catedral de Santa Ana es muy bonita por dentro, con sus columnas inmensas y techos llenos de nervios. Esta fue la primera iglesia construida en todas las Islas Canarias. Fue erigida por orden de los Reyes Católicos tras la conquista de la isla de Gran Canaria. Su construcción comenzó en el siglo XVI, pero no fue terminada hasta casi cuatro siglos después, por lo que en ella contribuyeron varios arquitectos y artistas diferentes, dejando como resultado hasta tres estilos arquitectónicos diferentes: gótico, renacentista y neoclásico. En el Museo Diocesano de Arte Sacro había esculturas y cuadros bastante curiosos y nunca deja de sorprenderme la opulencia de la iglesia. Por cierto, aquí podréis entrar al baño.

La Casa de Colón no estaba entre nuestros planes, pero al ser gratis nos decidimos a entrar.

Resultado de imagen de MEME IT´S FREE

Me gustó más de lo esperado. Hicimos un viaje al pasado viendo cómo era un barco por dentro, descubrimos todas las rutas de navegación de la época, cómo los habitantes canarios fueron obligados a vivir en las nuevas zonas conquistadas, y mucho arte precolombino.

Pero sin duda, lo que me enamoró fueron los artesonados de madera de los techos.

Ya era la hora de almorzar. En esta zona de Vegueta hay muchas opciones. Elegimos el Restaurante La Barbería. No me convenció demasiado, la mayoría de los platos eran bastante caros. Pedimos: garbanzada (que sí que estaba buena), arroz con champiñones y calamar sahariano (que estaba completamente insípido), y de postre Polvitos (creo que es imposible hacer este postre malo). Las raciones eran bastante comedidas (acostumbrada a otras raciones de platos de cuchara bastante abundantes, éstas me parecieron escasas). La cuenta: 28.50 €.

Después del almuerzo, por recomendación de la Oficina de Turismo, nos acercamos al Barrio Histórico de Triana. Cuando llegamos no me pareció gran cosa, pero según íbamos avanzando descubrimos edificios coloridos, a cada cual más bonito.

Llevaba días con antojo de algún dulce con pasta flora y frutos secos (antojos de embarazada, ya se sabe). Entramos en Guirlache, una pastelería que tenía unos dulces con una pinta estupenda. Os recomiendo probarlos, son caros pero deliciosos.

Tras la visita al barrio, volvimos al coche. El siguiente destino sería Arucas. Tiene un inmenso aparcamiento gratuito, por lo que no hay problema en dejar el coche (coordenadas: 28.117433 -15.522266).

El mayor atractivo del pueblo sin duda es el Templo Parroquial de San Juan Bautista, conocido como la “Catedral Negra”. Debe su nombre a su inmenso tamaño y a que está construida con Piedra Azul de Arucas.

Se construyó de 1871 a 1931 por el arquitecto catalán Manuel Vega i Mach quien, conocedor de la maestría de los artesanos de la localidad en el manejo de esa “piedra azul”, esculpió esta iglesia sin ningún tipo de tecnología.

En su interior destacan sus enormes y coloridas vidrieras francesas de la casa Mauméjean et Ferres, instaladas gracias a los donativos de particulares.

Hubo dos esculturas que nos llamaron especialmente la atención.

Por un lado, Jesús con un carnero a su lado con cara de amor. No sé si por amor a Jesús o, como decía Miguel, porque Jesús llevaba puesta encima la piel de la madre del cordero y éste recordaba su olor… 😀

Y la escultura de San Elías. Nos pareció un poco sangriento, pero conocer la historia no lo mejora, sólo le da más realismo. Representa la historia en la que Elías desafía a los profetas de Baal a que acepten el sacrificio de un buey en un altar preparado para ser incinerado. Elías hace que preparen un altar igual y pide que mojen la madera hasta que se llena un foso alrededor. Yahveh hizo que el sacrificio de Elías ardiera y así, en el Monte Carmelo, Elías derrotó a los “falsos profetas” degollándolos con la ayuda del pueblo.

Vista la Catedral Negra, dimos un paseo por el pueblo. Tiene edificios bonitos y un parque muy cuidado; pero salvo la catedral, no me pareció un pueblo especialmente llamativo.

Aprovechamos que estábamos en el pueblo para subir a una colina muy cercana con un mirador de toda la zona (coordenadas: 28.124846,-15.522670). Estaba completamente cubierto y hacía mucho frío, así que hicimos algunas fotos y nos fuimos.

El último destino del día era el pueblo de El Roque. Primero paramos en un chiringuito cercano desde donde “disfrutar” de la playa (coordenadas: 28.143966, -15.576955). Con tanto aire, el mar estaba muy revuelto y estar allí era muy incómodo. Aún así, nos encontrábamos en un entorno espectacular.

Justo cuando me encontraba en ese pequeño espigón haciendo fotos, sin esperarlo (porque llevábamos un rato allí y no sucedió nada), entró una inmensa ola que me mojó los pies hasta los tobillos… Vaya forma de fastidiar el día.

Rápidamente pusimos rumbo a El Roque porque no sabía cuánto aguantaría con ese frío y los pies mojados.

Cuando llegamos a las 18:15, el pueblo estaba completamente desierto y aún así me encantó. Calles muy estrechas y laberínticas conformaban este pequeño pueblo.

Llegamos hasta el extremo, donde se encontraba un restaurante cerrado a esas horas, y donde disfrutamos de unas bonitas panorámicas. En el vídeo podéis hacerlos una idea del tiempo tan malo que hacía.

Aunque mi intención era cenar en el chiringuito de antes, el frío, lo temprano que era aún y mis pies empapados hicieron que tuviéramos que poner rumbo al apartamento.

Una vez allí, Miguel secó mis zapatillas con el secador y buscamos algún lugar donde cenar. El sitio elegido: El gusto es mío. Tuvimos que ir en coche y nos costó bastante aparcar. Cuando llegamos estábamos solos. Me apetecía mucho comer queso frito (aunque la lactosa y yo somos enemigas), así que decidí darme el antojo. Para compensar, pedí berenjenas y ensalada de pollo. ¡Todos los platos eran enormes! La ensalada estaba buena pero era gigante; las berenjenas me gustan en rodajas y más crujientes; y el queso estaba bueno pero era mucho, por lo que decidimos pedirlo para llevar, ya que yo no podía abusar. De postre: mousse de gofio, mucho más cremosa que la noche anterior. La cuenta: 24.75 €

Tras la cena, nos fuimos al piso a descansar. Tanto frío y aire me tenía derrotada.

Podéis descargar un plano de Las Palmas de Gran Canaria aquí.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

DÍA 8: GRAN CANARIA (FIRGAS, TEROR, ROQUE NUBLO, AGÜIMES)

ÍNDICE DEL VIAJE

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .