RUTA DEL VIENTO – PARQUE EÓLICO LOS BARRANCOS

Provincia: Sevilla
Población: Los Corrales
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 9.78 Km
Desnivel acumulado: 238 m
Dificultad: Moderada
Época recomendada: Todas menos verano y no después de lluvias
Fecha de realización: 22/12/2018

Viajamos hasta Los Corrales, una pedanía limítrofe entre Málaga y Sevilla, para hacer esta ruta. Aparcamos en una zona indicada con un cartel para ello (coordenadas: 37.065717, -4.949014).

Aunque llegamos a 5 ºC, el sol calentaba bastante y en cuanto nos ponemos en marcha rápidamente se nos pasa el frío.

Antes de nada, nos acercamos a visitar la Hacienda Luis de Toro: un inmenso caserío que hoy en día se encuentra abandonado.

Volvemos sobre nuestros pasos y comenzamos la ruta por los molinos de viento.

El camino era cómodo y amplio, con algún pequeño desnivel muy asumible. El único inconveniente era el pestazo terrible a estiércol de los campos de cultivo circundantes.

Cuando llevábamos menos de 1.700 metros de camino, abandonamos esta pista y tomamos un sendero indicado con los palos de la Gran Senda. Este tramo era algo más incómodo por haber zonas embarradas y estar cubiertas de vegetación en algunas partes. No había llovido hacía muchos días, por lo que supongo que es inevitable encontrar esta zona así.

Aproximadamente 2 kilómetros duró este tramo hasta que nos desviamos para tomar de nuevo una amplia pista forestal que nos dejaría a los pies de uno de los molinos de viento. Según nos acercábamos, más espectacular era.

En este vídeo se ve la comparativa entre la altura del molino y mi 1,73 m. de estatura.

En los vídeos, por el viento, no se aprecia bien, pero era increíble cómo sonaban las aspas de los molinos cortando el aire.

Tras disfrutar como niños del molino de viento, continuamos con la ruta. Ahora tocaba un kilómetro y medio de bajada continua, donde pudimos ver el pueblo de Martín de la Jara, y pasamos al lado de otro cortijo: el Cortijo de Pelardo.

Pasamos a los pies de otro molino de viento, pero ya no nos resultaba tan impresionante. Llegamos a la altura de un riachuelo y abandonamos la pista forestal. Ojo en este punto porque la inercia es seguir recto. Nos extrañaba que fuera por aquí, pero estaba indicado con el palo de Sendero. Aquí se nos complicó una ruta que estaba siendo un paseo: la salida de la pista fue por una zona que no tenía el sendero bien definido y con cuidado de no meternos en el riachuelo cubierto por la vegetación.

Llegamos a la altura del Arroyo Luis de Toro, donde desembocaba el riachuelo que estábamos siguiendo. Lo cruzamos sin problema, pero recomiendo no ir después de lluvias porque podría ser más difícil atravesarlo.

Ahí empezó la verdadera complicación: comprobamos el track muchas veces, y el palo indicativo de la ruta en medio del pedregal no dejaba lugar a dudas… Tocaba escalar por la ladera para poder continuar, no había ruta alternativa.

Esta subida era bastante incómoda, pero os aseguramos que la bajada hubiera sido mucho peor; por eso enfatizo que es muy aconsejable  hacer esta ruta en el mismo sentido que la hicimos nosotros.

La parte realmente mala apenas son 100 metros, pero se hace larga. El siguiente kilómetro y pico de subida es cansado, pero no reviste complicación técnica aunque hay que ir muy pendiente del track, puesto que el sendero no es claro.

Tras superar la subida, que hace que deba considerar la ruta como moderada en vez de fácil, la ruta vuelve a ser un paseo rodeados de molinos de viento, por una pista forestal ancha y cómoda, pasando muy cerca de ellos.

Ésta fue la única parte de la ruta, a pesar de ser conocida como la ruta del viento, donde el aire sí fue muy molesto. Luna iba con las orejas hacia atrás y cara de velocidad.

En 3 horas y cuarto (2 horas y media en movimiento) habíamos finalizado la ruta y nos fuimos a comer. El lugar elegido fue el Restaurante Paula, que se encuentra en Campillos, a 10 minutos de donde comenzamos la ruta.

El restaurante tiene un salón bastante amplio por dentro que se llena a partir de las 14:00. Almorzamos muy bien y el servicio fue muy atento. Pedimos chanquetes con huevos fritos (hacía mucho que no comía chanquetes y los huevos estaban increíblemente buenos), pulpo a la gallega (bastante tierno, aunque algunas patatas estaban un poco duras, y lo pedimos sin pimentón porque no me sienta bien) y secreto ibérico (en su punto y muy bueno, y las verduras estaban muy sabrosas). De postre pedimos pudding de chocolate blanco y tarta de queso. Nos gustó todo y la cuenta fue de 43.10 €.

La ruta me gustó bastante; la pena es que la única manera de cerrar la circular es bajar y subir por el Arroyo Luis de Toro y eso complica la dificultad de la ruta. Recomiendo no ir en época de siembra para evitar el olor a estiércol, y tampoco ir después de las lluvias para no encontrarse aquello demasiado embarrado y el arroyo muy crecido (porque hay que atravesarlo).

Hice esta ruta embarazada. Podéis ver el listado de rutas, descripción y recomendaciones en: Rutas durante el embarazo.

Os recomiendo leer la entrada: Consejos para hacer senderismo y Consejos para hacer senderismo embarazada.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Para descargar el track, pinchar aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .