RUTA CACÍN – OLMEDO – PUENTE ROMANO

Provincia: Granada
Población: Cacín
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 7,95 Km
Desnivel acumulado: 77 m
Dificultad: Moderada
Época recomendada: Otoño (no después de lluvias)
Fecha de realización: 10/11/2018

Había ganas de hacer alguna rutita de otoño. Como los castaños tardan más en ponerse rojizos, elegimos una zona con olmos, que se tiñen antes de amarillo y se ponen muy bonitos también. Así pues, nos dirigimos al pueblo de Cacín a descubrir su olmedo.

El tiempo acompañaba y aparentemente los olmos estaban amarillos, por lo que parecía presentarse bien el día. Más adelante surgirían las complicaciones.

Aparcamos el coche en un inmenso rellano al lado del puente de acceso al pueblo  (coordenadas: 37.057899, -3.918844). A partir de aquí seguimos una inmensa pista forestal en la que nos acompañaban los olmos.

A pesar de tener el sol de frente, las vistas de los olmos eran muy bonitas.

Aparentemente iba todo bien, ruta sin desnivel, árboles otoñales… quizás exceso de barro, pero asumible. Pero de repente, la ruta abandonaba la pista forestal que finalizaba un poco más adelante. Sin sendero aparente, y siguiendo los tracks que teníamos, giramos a la derecha en busca del punto por el que continuar. Aquí se complicó la ruta.

Los tracks que teníamos descargados eran de 2012, 2013 y 2016. Al igual que nos sucedió con la ruta de Almedinilla, cuando un track tiene mucho tiempo y no es una ruta muy transitada, es fácil que el sendero ya no se encuentre en el mismo estado.

Como comentaba, sin sendero aparente, anduvimos hasta que encontramos, tras unos árboles caídos, el puente por el que cruzar el río. El problema vino en que, después de continuar el puente, no podíamos seguir andando al lado del río como indicaban los tracks. Estaba todo cubierto por maleza, y la zona que no tenía vegetación, era un auténtico barrizal imposible de superar.

Vimos que cerca había una acequia, por lo que intentamos usarla para continuar. De nuevo los alrededores estaba llenos de maleza, barro, y la propia acequia estaba llena de barro denso. Miguel apoyó el pie y ya veis en la foto lo que sucedió.

Como cuando fuimos a hacer el Río Majaceite crecido por el deshielo, los mapas satélite nos salvaron y, viendo los caminos cercanos, logramos salir como pudimos de allí para continuar el camino. Os dejo una imagen para que veáis todo el tramo que no pudimos hacer.

Al llegar a la acequia y ver que no podíamos continuar, volvimos hacia atrás y enlazamos directamente con una carretera. Por desgracia, nos estábamos perdiendo la zona más bonita, la que recorre el olmedo por dentro, pero era imposible continuar la ruta tal y como era en su día. Quinientos metros más adelante volvimos a acercarnos al río por un camino de tierra.

Vimos el camino al que teóricamente hubiéramos salido de haber podido continuar por el camino original. Cruzamos otro puente que nos dejaba de nuevo al otro lado del río. Una vez más, camino complicado: mucha maleza y terreno enfangado por las ruedas de los tractores.

A la altura del Barranco del Piñonero pudimos andar por una zona algo menos enfangada y ver relativamente cerca los olmos. Continuamos hasta llegar al puente romano.

Una vez llegados a este punto, nos planteamos la vuelta. En principio pensábamos hacer la ruta lineal, pero dado que el camino de ida fue un auténtico sufrimiento (por la cantidad de veces que tuvimos que andar pendientes del mapa, el barro, la maleza…) decidimos volver por la carretera que nos dejaría directamente en el coche, y convertirla así en circular.

Aunque el camino en sí no era más que una carretera, tuvo su encanto ver desde arriba toda la zona del olmedo amarillo.

A pesar de ser un camino mucho mejor que el anterior, no nos evitamos del todo pasar por alguna que otra zona embarrada. Miguel recogió por el camino una mantis que encontró en mitad de la carretera, para ponerla a salvo.

Luna se portó muy bien toda la ruta (aunque se ahorró las zonas de barro, porque cada vez que atravesábamos una, yo la cogía). De todos modos, no pudimos evitar que terminara con el pelo del rabo completamente enmarañado con bolas de pinchos, el cual no tuvimos más remedio que recortar.

Tardamos menos de dos horas y media en hacer la ruta. Personalmente, aunque es muy bonita, no recomendaría hacerla, y en caso de animarse, aseguraos de que no llovió varios días antes de la ruta. De todos modos, eso no os evitará el fangal de la tierra removida por los tractores.

De vuelta a casa, nosotros que somos de Málaga, paramos en Riofrío para almorzar; me apetecía comer trucha. El sitio elegido: Restaurante Casa Raimundo. Aunque no es un lugar nada barato, la comida y el servicio eran excelentes. Pedimos esturión ahumado (acompañado de tostas con tomate triturado), pierna de cordero al horno, y trucha (con patatas fritas muy buenas), flan de turrón y tarta de pionono. Total de la cuenta, aproximadamente 45 €.

Hice esta ruta embarazada. Podéis ver el listado de rutas, descripción y recomendaciones en: Rutas durante el embarazo.

Os recomiendo leer la entrada: Consejos para hacer senderismo y Consejos para hacer senderismo embarazada.

Para ver más fotos de la ruta, pinchar aquí.

Para descargar el track, pinchar aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

2 comentarios en “RUTA CACÍN – OLMEDO – PUENTE ROMANO

  1. Interesante cómo puede cambiar el terreno. Algo así he experimentado con algunos mapas de wikiloc antiguos pero no tan acusado como lo que describes. Aun así, la ruta parece espectacular! Son una pasada esos colores amarillos otonales. Y la comida tiene muy buena pinta también. Pensaba que todo el tema del esturión en Granada había desaparecido hace anos (tras unas inundaciones o algo así), pero por lo que he visto en Google, todavía están en Ríofrío. Me alegro

    Me gusta

    • Hace algunos meses hubo unas inundaciones bastante graves por la zona y seguramente por eso estaba todo impracticable. Es un riesgo que asumimos cuando hacemos rutas basándonos en tracks que tienen mucho tiempo.
      Comimos en Riofrio de lujo. Caro… pero bueno, no está de mas darse un capricho de vez en cuando 😉 Nunca habíamos probado el esturión y me gustó mucho.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .