RUTA SIERRA BLANQUILLA – MOLINOS EÓLICOS

Provincia: Málaga
Población: Carratraca
Tipo de recorrido: Circular
Recorrido: 6.55 Km
Desnivel acumulado:  289 m
Dificultad: Fácil – Moderado
Época recomendada: Todas
Fecha de realización: 21/04/2018

Esta primavera está siendo bastante pesada en cuanto al tiempo… Cuando no ha estado lloviendo, ha estado nublado los fines de semana (salvo uno). Hoy era un día de esos nublados con amenaza de lluvia, y fue por ello que decidí no irme muy lejos ni hacer una ruta larga.

Aparcar en Carratraca no es sencillo. Nosotros pudimos dejarlo en esta calle (coordenadas: 36.851477, -4.818799) pero por pura suerte. Hay un aparcamiento privado del Hotel Villa Padierna: no lo dejéis allí. Cuando llegamos, la puerta estaba abierta, pero al volver de la ruta, estaba cerrada. Os podéis quedar con el coche dentro encerrado.

Cogimos nuestras cosas y nos pusimos en marcha. La ruta comienza por unas escaleras de piedra que nos llevarán a un zigzagueante sendero por el que ganar rápidamente altura. Ese acceso me recordaba al de la Calzada Romana de Casarabonela.

El ganar rápidamente altura hizo que pudiéramos disfrutar de unas bonitas vistas. En días que no estén nublados debe verse más bonito aún.

Y casi sin darnos cuenta, llegamos a una pequeña “ermita” dedicada a Nuestra Señora de la Salud: un pequeño edificio encalado con una imagen en azulejo de la Virgen.

Continuamos subiendo y nos desviamos ligeramente a la derecha para llegar a las ruinas de la antigua ermita – iglesia.

Una vez vistas las ruinas, el resto del camino discurre por un tranquilo y bonito pinar. El sendero apenas tiene desnivel, por lo que es muy cómodo y agradable.

Y a Luna le gustaba mucho.

Recorrimos este sendero durante aproximadamente 2 kilómetros y nos desviamos a la izquierda para comenzar a cerrar la circular. Esta zona estaba llena de hormigueros que formaban decenas de “volcanes” en el suelo de lo más curiosos.

Ojo, porque llegamos a un punto donde hay una bifurcación. Nosotros tomamos un sendero que se salía a la derecha ANTES de cruzar la valla y acabamos bastante perdidos (he arreglado el track para que quede limpio, para quien quiera seguirlo). Es por ello que indico con un waypoint “Bifurcación – Ojo: detrás de la valla”. Cuando lleguéis a ese punto tenéis que cruzar primero la valla con un cartel de coto deportivo de caza (que está abierta), después girar a la derecha y luego comenzar la subida por el sendero que se ve marcado ligeramente hacia la izquierda.

Nosotros tomamos este camino porque queríamos ir a ver los molinos de viento, aunque si giráis directamente a la izquierda cerraréis la ruta y evitaréis la parte más compleja.

El calificar esta ruta como fácil – moderada es justo por este tramo. En apenas 300 metros, superamos 100 metros de desnivel por un terreno incómodo, pedregoso y que resbalaba bastante.

Cuando finaliza el desnivel, giramos de nuevo a la derecha. Cruzamos un campo de olivos y llegamos a la pista forestal que lleva a los molinos de viento.

Es realmente impactante ver lo inmensos que son y oír el sonido de las aspas cortando el aire. Me llamó la atención que, a pesar de ser un día ventoso (con rachas de 20 km/h), había varios molinos parados.

Nos acercamos a uno de ellos para verlo de cerca. Podéis haceros una idea del tamaño comparándolo con Miguel, que estaba a unos metros de él. Es una pena que hiciera tanto viento porque en el vídeo no se oye cómo las aspas cortaban el aire.

Desde aquí había unas vistas preciosas del Embalse del Conde de Guadalhorce.

Tras ver esta zona, pusimos camino de vuelta. Como nos salimos del sendero circular de Sierra Blanquilla, teníamos que volver de nuevo por el mismo sendero incómodo y pedregoso. Para mí, la bajada fue peor porque resbalé varias veces con las piedras sueltas y al ser una ruta corta, no llevé los bastones para ganar equilibrio. Luna en cambio, con sus patitas cortas casi a ras de suelo, bajaba perfectamente.

Una vez llegamos al punto en el que nos desviamos de la ruta, comenzamos a cerrar la circular. Esta parte del camino era más pedregosa y con pinos más jóvenes. Casi en todo momento andábamos sobre roca caliza, lo que explicaría el nombre de Sierra Blanquilla.

Recorrimos un kilómetro y llegamos al pueblo, pasando junto al cementerio. En este punto podéis decidir si volver al coche atravesando el pueblo o continuar por el sendero. Os aviso que en este punto el sendero se pierde un poco. Debéis buscar el camino que más cerca del pueblo pasa (sin adentrarse en él) y rápidamente veréis de nuevo el sendero bien marcado. Nosotros elegimos esta opción ya que la ruta era muy cortita.

La ruta, salvo por la subida a los molinos eólicos, me pareció muy sencilla, cómoda y bonita. Tardamos menos de tres horas en hacerla, y eso que nos perdimos por tomar una salida que no era y estuvimos mucho tiempo viendo los molinos. Os dejo la fauna y flora del lugar.

Con el viento y frío que hizo ese día, a mí me apetecía algo caliente, así que fuimos a almorzar a la Venta El Punto. Pedimos berza de coles, porra antequerana, una parrillada, tarta de chocolate blanco y pudding. Todo estaba muy bueno, especialmente la berza me gustó mucho, la porra estaba al gusto de Miguel (a quien le gustan los sabores intensos). La parrillada era grande y completa. Los postres, caseros y muy buenos. Los camareros fueron muy amables. La cuenta, incluyendo un refresco y agua: 31 €. Nos dimos una buena comilona (y sobró para llevarnos) después de la rutita sencilla. Un plan fantástico.

Os recomiendo leer la entrada: Consejos para hacer senderismo.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Para descargar la ruta, pinchar aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog.

Donar PayPal

2 comentarios en “RUTA SIERRA BLANQUILLA – MOLINOS EÓLICOS

  1. Bueno, esta ruta parece muy interesante por varias razones. Cerca de Málaga, buenas vistas, muy original con los molinos (impresionan en el vídeo) y la comida tiene muy buena pinta también. Muchas veces he oído que Carratraca es una joya escondida y todavía no la conozco, así que me la apunto para hacerla pronto, jeje. De lo más curioso esos volcanes hormigueros, la que tienen que tener formada dentro si por fuera es así, jaja

    Me gusta

    • Recomiendo ir un día despejado para disfrutar aún más de ella. Salvo la subida a los molinos es muy sencilla y sí que comimos de lujo! El pueblo es pequeñito pero tiene encanto. Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .