RUTA PANTANO DE PUENTE NUEVO – CERRO DEL ALMADENEJO

Provincia: Córdoba
Población: Villaviciosa de Córdoba
Tipo de recorrido: Semi-circular
Recorrido: 7.68 Km
Desnivel acumulado: 307 m
Dificultad: Moderado
Época recomendada: Todas menos verano
Fecha de realización: 18/03/2018

Cuatro semanas seguidas de lluvias durante el fin de semana… El día anterior, el pronóstico decía que mejoraría en Ronda para hoy, así que nos levantamos a las 8:00 para aprovechar el día. Cuando, al preparar el desayuno, comenzó a llover y miré de nuevo el pronóstico, monté en cólera: de estar soleado pasó a lluvias intensas. No comprendo cómo pueden ser tan malos los que predicen el tiempo…

Como habíamos decidido la noche anterior ir de ruta, no teníamos comida preparada, así que el sitio al que fuéramos debía ser una ruta corta para poder comer en un restaurante.

Tras revisar las provincias de Málaga, Granada y Cádiz, vi que en Córdoba, aunque sin hacer sol, el tiempo respetaba algo más. Así que aprovechamos para hacer una ruta que tenía pendiente allí, aconsejada por Mamen, una prima de Miguel.

Tras dos horas en coche, llegamos al Camping de Puente Nuevo, que sería el punto de salida de nuestra ruta. Llevaba un mapa descargado con los senderos y una idea de qué rutas hacer, pero sobre la marcha fuimos decidiendo qué opciones tomábamos.

Después de un mes, Luna estaba contentísima de poder venir de nuevo al campo.

El primer tramo discurre desde el Camping hasta una cancela que da acceso a los senderos. Esta parte se hace andando por la carretera, así que debéis ir con precaución porque no hay apenas arcén.

Por fin llegamos a la cancela, cerrada porque está prohibido el paso a vehículos de motor (se puede pasar andando por su lado, sin problemas), y comenzamos a ganar altura por una pista forestal llena de escorrentías por las  lluvias (de hecho, de camino a Córdoba nos llovió varias veces).

Tomamos una bifurcación siguiendo la Ruta de los Pinos, en color verde. Tras 500 metros abandonamos la pista forestal para tomar una salida a la izquierda que nos lleva por una zona con bastante desnivel.

La subida es cansada pero en todo momento íbamos al lado del Pantano de Puente Nuevo con unas preciosas vistas, y al haber subidas y bajadas, el camino se hacía más o menos bien.

Durante todo este tramo de cresteo encontramos muchísimos árboles caídos, completamente arrancados de raíz. No sabemos cuál sería el motivo…

Como he comentado en muchas ocasiones, salvo excepciones muy concretas, Luna hace la ruta exactamente igual que nosotros. Por eso, si hay troncos que superar, también tiene que saltarlos, aunque con alguna complicación por sus patitas cortas…  😛

Tras llegar a la zona más alta, comenzó la bajada. Primero era suave, pero tras cruzarnos con la pista forestal que abandonamos antes, se hace bastante escarpada. De frente, seguimos disfrutando del pantano.

Llegamos a ras del pantano y me encantan esas tres islitas que se encuentran cerca de la orilla.

Sin duda, ¡necesitaba esto! Paisajes verdes, tranquilidad y pajaritos cantando.

Rodeando el pantano encontramos un precioso riachuelo. No sé si estará siempre o se debe a que lleva cuatro semanas sin parar de llover.

Hasta ahora, las lluvias no nos habían afectado, pero a partir de este punto sí. El terreno era mucho más arcilloso y se creaban inmensas balsas de agua en el camino. La primera que encontramos no pudimos pasarla. Tuvimos que evitarla dando un rodeo: es la zona que indico como “zona inundada”. Lo bueno es que entramos en un encinar precioso. ¡Parecía un lugar de cuento!

A partir de aquí el camino era muy bonito pero un auténtico barrizal con muchas zonas con charcas inmensas. No me extraña que Luna se pusiera completamente llena de barro por debajo (y eso que la cogía constantemente en brazos para que no se metiera en los charcos más grandes).

Llegamos a un punto que indico como “sendero izquierda subida” en el que se acababa el agradable paseo al lado del pantano rodeado de encinas y ¡TOCABA MORIR!

¡Jajaja, es broma! Pero sí que nos esperaba 1 kilómetro de subida continua con bastante desnivel. Con breves descansos, no paramos de ganar altura. En todo momento estuvo nublado, pero cuando comenzamos la subida, el sol decidió acompañarnos para, al esfuerzo de la subida, añadir un calor considerable. Rodeados de nubes y bajo un clarito de sol, era extraño…

Estábamos recorriendo el Cerro del Almadenejo, y en su cumbre se encontraba lo que parecía una torre de vigilancia. Desde ella disfrutamos de una bonita vista de la Central Térmica reflejada en el pantano.

Llegamos a una intersección. Podíamos continuar la ruta por la derecha y recorrer un poco más esta zona o seguir recto y volver al coche. Teniendo en cuenta que lo más bonito ya lo habíamos visto, Miguel decidió que era mejor volver ya al coche para no llegar tarde a almorzar.

Como me había quejado del sol, tenía la teoría de que, al igual que la semana anterior, nos caería un “chaparrón de castigo” y la verdad es que hubiera sido posible, porque nubes había de sobra.

El camino que nos llevaba directamente al coche también fue complejo. Muchísimo desnivel por un sendero muy estrecho y pedregoso en el que se perdía el equilibrio fácilmente…

Llegamos a la misma cancela del principio y sólo teníamos que recorrer el tramo de carretera para llegar al coche de nuevo.

En total fueron apenas 8 kilómetros, aunque con desniveles bastante pronunciados que pueden agotar mucho a personas no acostumbradas al senderismo. De ahí el calificarla como moderada. En dos horas y media ya la habíamos terminado.

Como no teníamos qué comer, pusimos rumbo a Villaviciosa de Córdoba que se encontraba a tan sólo 10 minutos. Allí almorzamos en el Restaurante Sierra Morena. Nos sorprendió mucho que la cocina no abría hasta las 2 de la tarde. En cuanto al sabor de la comida… depende de si le preguntáis a Miguel o a mí.

De entrantes pedimos ensaladilla rusa (a la que olvidé hacerle foto). Para mi gusto estaba muy fuerte porque llevaba vinagre y además llevaba bocas de mar que no me gustan; a Miguel sí le gustó. Y también pedimos sopa de picadillo, que nos gustó a los dos.

Después pedimos “Lechón” (así venía en la carta). Creímos que sería un trozo de cerdo lechal al horno… pero no: era cochifrito. A mí me parece una carne con demasiado hueso y grasa, además de chiclosa. Pero Miguel, que es de Córdoba, dice que es así y que estaba muy bueno. Pedimos también pluma ibérica. No estaba mal, pero no era de las mejores que hemos probado.

Los postres: tarta de fresa (una especie de tarta de yogurt y fresa) y “leche asá” (una especie de cuajada).

Para mí, la comida muy normalita… para Miguel, todo estaba bueno en general. La cuenta fue de 38 €.

Podéis ir a comer allí si os gusta la comida cordobesa.

Os recomiendo que leáis la entrada: Consejos para hacer senderismo.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Para descargar el track, pinchar aquí.

Si os ha gustado la entrada y os ha sido útil para organizar vuestro plan, agradecería mucho vuestra ayuda para el mantenimiento del blog..

Donar PayPal

2 comentarios en “RUTA PANTANO DE PUENTE NUEVO – CERRO DEL ALMADENEJO

  1. ¡Holahola Sara! Tengo varias rutas pendientes que comentarte, a ver si me pongo al día que me apetece 🙂 Además estuve recientemente en Lanjarón y antes, por Huelva; a ver si te cuento un poquito también. Creo (de memoria) que Lanjarón no está en el blog y hay una ruta muy recomendable, con muchísima agua en el Parque Natural de Sierra Nevada. ¡A lo mejor ya la conocéis! Yo soy de Málaga aunque viví varios años en Córdoba. Opino como tú… Mira que me gusta la gastronomía de Córdoba (desde el salmorejo, las berenjenas con miel, el cazón en adobo o bienmesabe, el rabo de toro, hasta el archiconocido flamenquín…) pero nunca le encontré nada especial al cochifrito pues siempre que lo comí me pareció eso, demasiado hueso y una textura más bien chiclosa, así que nunca lo pedía. Bueno, ahora la ruta 😀 – Me encanta esa foto con el pantano enfrente y muchas gracias por el vídeo también. ¡Qué tranquilidad se respira! Imagino que el hecho de que este año ha llovido bastante en Andalucía, comparado con otros años, ayuda también a ese paisaje. Creo que es de esos lugares que, personalmente, son mucho más bonitos en días más bien nublados que soleados.

    Me gusta

Responder a Andrés M.R Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .